Ser un auténtico caballero

Ser un caballero

Toda dama sueña con encontrar su caballero, un hombre ideal con el que compartir el resto de su vida.
Pero ¿qué hace que un hombre común sea percibido cómo un caballero? No se trata solamente de hablar correctamente y vestir ropa elegante. Cualquiera puede comprar ropa y aprender buenos modales. Ser un caballero se trata de algo más profundo.

Cuando hablamos de un caballero lo primero que nos viene a la mente es un gentleman británico, de hablar pausado y buenas maneras. Pero eso es solo un cliché que resulta más humorístico que eficaz como referente de un verdadero caballero.

El diccionario de la Rae define un caballero cómo:

“Hombre que se comporta con distinción, nobleza y generosidad.”

Un caballero lo es siempre

En ocasiones encontramos hombres que unicamente se comportan como caballeros cuando se trata de ganarse el corazón de una mujer. En su presencia hablan educadamente, la tratan con gentileza y la hacen sentir valorada. Lo cual es excelente, si esa es su forma habitual de relacionarse con todos. Pierde su autenticidad si solo lo hace para impresionar a una dama.

Un auténtico caballero se comporta de esa manera siempre. Aunque nadie lo vea, su comportamiento es el mismo. Es un hombre que trata bien a los que le rodean. Tiene una actitud de ayudar, no importa si se trata de alguien desconocido, niño, anciano, mujer o varón.

Un caballero es protector, justo y procura el beneficio de los demás. Todos conocemos al menos un hombre del que todos dicen que es un caballero. Tal vez no te has detenido a analizar el porque transmite esa sensación, pero sin duda es ese tipo de hombre que las mujeres desean tener como esposo. El que los chicos jóvenes toman como modelo, soñando ser como él cuando sean mayores.

Un caballero es siempre respetuoso

Otra característica de un caballero, es que trata con respeto a los demás en todo momento. Esto significa que es capaz de controlar sus emociones y no al contrario. Un caballero no pierde los nervios ante las adversidades.

Un caballero genuino sabe como reclamar o mostrar un error a otra persona, sin ofender y con cortesía. Esto no quiere decir que sea un pusilánime, se puede ser firme y cortés al mismo tiempo.

Ser un caballero nunca pasa de moda

A pesar de toda la presión mediática de algunos grupos afirmando que hombres y mujeres somos iguales, en la vida real esto no es así. Hombres y mujeres tenemos los mismos derechos, pero somos diferentes a distintos niveles.

Así lo afirma la doctora Louann Brizendine que fué docente en Harvard un tiempo antes de dar clases como profesora de neuropsiquiatría en la Universidad de California. En su libro El cerebro femenino escribe que “los cerebros masculino y femenino son diferentes por naturaleza”.

Este hecho garantiza  que ser un caballero de verdad siempre va a ser algo aceptado por una auténtica dama.

Pueden cambiar muchas circunstacias en nuestra sociedad, pero en nuestro diseño cerebral humano habrá siempre diferencias. No se trata de afirmar que género un es superior al otro, sino de complementarse mutuamente. Tanto en la relación de pareja como en el ámbito laboral, se forma un buen equipo con miembros de ambos sexos.

Diez características de un caballero

Un caballero tiene ciertos rasgos que lo caracterizan. Serían muchos a tener en cuenta, pero quiero dejarte diez de los más característicos.

1- Es respetuoso y cortés en su trato con los demás
2- Hace sentir valorados a los que lo rodean
3- Transmite seguridad
4- Tiene autocontrol de sus emociones aún en situaciones adversas
5- No hace ostentación de su conocimiento o posición social
6- Es honesto
7- Es generoso
8- Tiene convicciones firmes
9- Es varonil en su vestir y forma de comportarse
10- Es auténtico, no actúa de manera artificial para ser un caballero. Lo es y no puede evitarlo.

Puedes llegar a ser un caballero

Si no te identificas con el modelo de caballero del que hablamos aquí, y te gustaría llegar a serlo, es cuestión de adquirir hábitos nuevos.

En el libro de Romanos 12: 1 al 3 Pablo nos anima a renovar nuestra forma de entender las cosas y a no tener un concepto propio más elevado del que debemos tener.

Si hasta ahora no tratas a tu novia, esposa, familia o compañeros como un caballero, puedes comenzar a renovar tus actitudes hoy mismo.

Tal vez alguno de ellos se sorprenda de tu cambio. Pero si persistes en ser siempre un auténtico caballero en tu trato con los que te rodean, finalmente se convertirá en un hábito por el que vas a ser conocido.

Un caballero transmite lo que hay en su interior

Si eres seguidor del Dios de la Biblia haz tuyo el versículo 10 del Salmo 51 “Renueva un espíritu recto dentro de mí.”

La manera en que tratamos a los demás es un reflejo de lo que hay en nuestro interior. Si no estás dando un trato amable y generoso a los que te rodean, posiblemente necesitas que se produzcan cambios en tu espíritu interno.

Para ser un caballero primero debes creer que lo eres. Cuando te amas a ti mismo, cuando tienes un concepto correcto de ti mismo y sabes que eres valioso para el creador del universo, vas a transmitirlo a través de tus actitudes y palabras.

Empieza hoy mismo tu renovación. Se un caballero de verdad.

Relacionados

Un comentario en “Ser un auténtico caballero”

  1. […] quedar claro que hablamos de imagen personal. Ser un caballero es mucho más que la ropa o complementos de […]

Deja un comentario